Consejos para comprar un coche de segunda mano

A la hora de buscar coches de ocasión en Sevilla, existe la opción de comprar el vehículo a un particular o a una empresa dedicada a la compraventa de segunda mano. Aunque la segunda opción es algo más cara, una empresa siempre ofrece mejores garantías. Una empresa siempre va a responder ante el coche vendido y ofrecen periodos de garantía de uno o dos años para cualquier avería mecánica que pudiera surgir.

Otro aspecto fundamental a la hora de comprar vehículos de segunda mano en Sevilla es verificar que el precio se encuentra dentro de un baremo justo. En internet pueden encontrarse listas con los precios estimados según vehículo, modelo, antigüedad y kilometraje.

También es recomendable inspeccionar con cuidado el vehículo: el aspecto exterior de la carrocería llama la atención, pero es en detalles como los bajos, los neumáticos o el estado del motor son los parámetros realmente importantes.

Por último, hay que cercionarse de que toda la documentación del vehículo está en regla. Si además el vendedor nos permite probarlo por un circuito que incluya ciudad y carretera, es un momento perfecto para comprobar que el vehículo se encuentra en buenas condiciones.

Depositphotos_12751094_l-2015

La importancia de la puesta a punto anual

A lo largo del año, cualquier coche recorre normalmente cientos de kilómetros como mínimo, por lo que las averías y el desgaste de algunas piezas pueden tener lugar en cualquier momento y aunque hayamos pasado una revisión hace relativamente poco tiempo. No es cuestión de generar miedo a circular, pero, en cualquier caso, una puesta a punto anual se vuelve necesaria para cada vehículo.

taller-de-coche-sevilla

En Sevilla es habitual que los conductores realicen la puesta a punto anual previamente a pasar la inspección técnica de vehículos, que sí es de carácter obligatorio cada año. Así, el cambio de aceite en Sevilla se vuelve la operación más habitual por ser muy económica y muy preventiva a la hora de evitar daños mayores del motor. Algunas de las averías más costosas suelen ser las relacionadas con el cambio de la correa de distribución y que, en la mayoría de los casos, deviene por no haber realizado una puesta a punto a tiempo.